Captura-de-pantalla-2023-12-23-154050-jpg

Responsabilizan a primer ministro de Cabo Verde de «escándalo” por secuestro del diplomático Alex Saab

El presidente del Partido Africano de la Independencia de Cabo Verde (Paicv), Rui Semedo, acusó este sábado al primer ministro del país, Ulisses Correia e Silva de involucrar a Cabo Verde en un «gran escándalo, daño irreparable», que empaña la credibilidad y la imagen externa de este país fuertemente comprometido con la protección de los derechos

El político realizó el señalamiento durante una conferencia en la que se pronunció sobre el caso del diplomático venezolano Alex Saab, quien fue detenido en Cabo Verde, antes de ser extraditado a los Estados Unidos (EE.UU.) cuya liberación fue anunciada en días pasados.

«El caso de Alex Saab es, incluso por el resultado, un gran escándalo y el primer ministro quiere salir de el en silencio, como si nada hubiera pasado, tratando de esconderse detrás de las instituciones de justicia», dijo el líder del PAICV.

Agregó que Correia e Silva quiere «lavarse las manos y deshacerse de él rápidamente», mientras afirmó que en su momento defendió de forma «lacónica» que Cabo Verde hiciera lo que se suponía debía hacer.

Expresó que respetan la autonomía e independencia de los Tribunales, “pero también es cada vez más claro que esta detención vino de una decisión política, que involucra al Gobierno de Cabo Verde».

Rui Semedo considera que el Jefe de Gobierno no puede limitarse a hacer esta declaración vacía e irse a dormir tranquilo, consideró que primero debe recurrir al archivo de su conciencia y analizar si el Gobierno actuó bien al involucrar a Cabo Verde en esta confusión que no trajo ningún beneficio a este país.

«No podemos perder de vista el hecho que la detención de Saab ya fue objeto de una decisión del Tribunal de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) contraria a la posición de Cabo Verde y que exigía su liberación y que, más recientemente, incluso las Naciones Unidas consideró irregular esta detención, en particular por violación de los derechos humanos», añadió.

Afirma que hay una oportunidad para que el Gobierno de Cabo Verde analice fríamente lo que realmente sucedió, lo que falló y lo que se debe hacer para reducir el margen de error en asuntos que involucran a otros países y al derecho internacional.

Reiteró que espera que el gobierno dé un paso adelante y redescubra los caminos de una política exterior «más responsable y más coherente» con la tradición de una diplomacia «madura e inteligente».