exkHebuLg_1256x620__2

Escándalo en la ONU: despiden a personal por haber participado en el ataque de Hamas a Israel y Estados Unidos suspende ayuda

La agencia de la ONU para los refugiados palestinos (Unrwa) anunció este viernes que despidió a varios empleados y lanzó una investigación sobre su presunta participación en los ataques del movimiento islamista Hamas del 7 de octubre en Israel.

Las autoridades israelíes proporcionaron al organismo «información sobre la presunta participación de varios miembros» de la agencia «en los espantosos ataques del 7 de octubre», indicó el comisionado general de la Unrwa, Philippe Lazzarini, en un comunicado.

Estados Unidos reaccionó a la noticia suspendiendo la ayuda al Agencia.

La UNRWA anunció este viernes su decisión de rescindir los contratos de varios miembros de su personal que presuntamente participaron en los ataques y de iniciar una investigación para esclarecer los hechos.

Según un comunicado de su portavocía, el secretario general de la ONU, António Guterres fue el primero informado por el comisario general de esa agencia, Philippe Lazzarini, sobre «acusaciones extremadamente graves» que implicaban a un número no precisado de miembros de UNRWA en aquellos ataques, ante lo que Guterres quedó «horrorizado».

Tras ello, pidió a Lazzarini una investigación rápida, y que a concluya con el despido «y una potencial persecución criminal» contra cualquier miembro de la agencia que se demuestre que participó en aquellos hechos, que se saldaron con la muerte de más de 1.100 personas -la mayoría civiles israelíes- y el secuestro de 240 más.

Además de esta investigación concreta, Guterres ha anunciado otra más global sobre la actividad general de la UNRWA.

Israel ha acusado repetidamente a la UNRWA de complicidad con Hamas en Gaza, y ha asegurado que varios de sus miembros son de hecho militantes del grupo islamista, algo que la ONU siempre había negado.

Además, esas acusaciones han servido a Israel para poner en duda la neutralidad de los organismos de la ONU en general y de todas sus agencias, incluido su secretario general.

Con más de 30.000 empleados, la UNRWA es la mayor organización de Gaza fuera del Gobierno de la franja.

«Para proteger la capacidad de la agencia para prestar asistencia humanitaria, he tomado la decisión de rescindir inmediatamente los contratos de estos miembros del personal y poner en marcha una investigación con el fin de establecer la verdad sin demora», apuntó Lazzarini.

«Cualquier empleado de Unrwa que haya estado involucrado en actos de terrorismo será responsabilizado, incluso mediante acciones penales», añadió.