CVVDVDVDV

2023 fue año de verdadera inclusión promovida por el consejo presidencial social del gobierno de Chaves.

El Consejo Presidencial Social que aglutina instituciones del gobierno de Rodrigo Chaves, trabajó en varias políticas que atienda a las personas con discapacidad, como una prioridad de una verdadera inclusión social, pues la discapacidad física, sensorial, intelectual, psíquica, visceral y discapacidad múltiple es una condición social real en el país.

Como ejemplo, el denominado Consejo Presidencial Social, de las 9 sesiones realizadas durante el 2023 que termina, alcanzó siete resultados importantes para el sector social, entre éstas; trabajar en una estrategia de beneficios para generar alternativas laborales con personas con discapacidad y para desarrollar más beneficios sociales.

Para ello acordó solicitar Ministerio de Educación Pública (MEP), trabajar en una estrategia para abordar la inclusión de personas con discapacidad EN Centros Educativos Regulares. Además, identificar de una mora administrativa de doce mil (12,000) solicitudes de certificaciones de discapacidad.

#vicepresidencia #SaludPública #ConsejoPresidencialSocial #rendicióndecuentas2023

UNA VERDADERA INCLUSIÓN.

La OMS define la discapacidad como la restricción o impedimento de la capacidad de realizar una actividad considerada como “normal” para el ser humano. En este sentido, la discapacidad no solo designa la limitación de una facultad fisiológica, sino que las personas que la presentan también están limitadas por la sociedad.

Cabe señalar, que el Consejo Presidencial Social es tutelado por la segunda vicepresidenta Mary Denisse Munive Angermüller.

1. Discapacidad física

La discapacidad física o motora es el primero de los grupos de discapacidad que analizaremos. También conocida como diversidad funcional motora, es la ausencia o disminución de parte o de la totalidad de las funciones físicas del cuerpo. Es decir, pérdida total o parcial de las funciones fisiológicas de los órganos y estructuras motoras del organismo: brazos, manos, piernas, articulaciones, pies…

Evidentemente, la discapacidad física disminuye el desarrollo normal en las actividades diarias, pero las limitaciones se limitan, a no ser que vaya acompañada de otras formas de discapacidad, al sistema locomotor. La discapacidad motriz, pues, disminuye total o parcialmente la movilidad de uno o más miembros del cuerpo.

Los traumatismos por accidentes o problemas en el organismo (derrames, poliomielitis, accidentes cerebrovasculares, artritis etc), así como los problemas durante el embarazo, el nacimiento o la condición de bebé prematuro están detrás de las discapacidades motoras.

2. Discapacidad sensorial

La discapacidad sensorial es aquella que afecta al funcionamiento de alguno de los sentidos del cuerpo. Por problemas a nivel de sistema nervioso, alguno de los cinco sentidos pierda la capacidad de captar estímulos y/o transmitirlos y procesarlos en el cerebro.

Por lo tanto, la persona está limitada en lo que a comunicación con el entorno tanto interno como externo se refiere, pero no tiene una disminución de sus habilidades motrices. Cualquiera de los cinco sentidos (gusto, tacto, olfato, vista y oído) pueden presentar deficiencias de origen diverso y que afecten a su normal funcionamiento, pero lo cierto es que solo se considera una discapacidad cuando la alteración se produce en el sentido de la vista o del oído, pues son los sentidos más importantes para desenvolvernos en la comunidad.

2.1. Discapacidad visual

La discapacidad visual es un tipo de impedimento sensorial en el que el sentido dañado es el de la vista. Se estima que aproximadamente 280 millones de personas sufren discapacidad visual en el mundo, que puede ser, a su vez, de dos tipos:

  • Baja visión: Una discapacidad visual que no puede ser corregida con gafas, lentes de contacto, medicamentos ni cirugía. Dentro de lo que cabe, es la forma más leve de discapacidad en la vista y se diagnostica cuando la persona presenta una agudeza visual por debajo del 50%. De las 280 millones de personas con discapacidad visual, 240 millones de ellas la presentan en forma de baja visión.
  • Ceguera: Una discapacidad visual que consiste en la pérdida parcial o total del sentido de la vista. A partir de una agudeza visual por debajo del 10%, legalmente ya se considera que una persona es ciega. Esta puede ser parcial (pueden percibir la luz y los contornos) o total.

Como vemos, la discapacidad visual va desde problemas de visión que no pueden corregirse con métodos convencionales y que pueden dificultar el correcto desempeño de la persona hasta situaciones de ceguera total.

2.2. Discapacidad auditiva

La discapacidad auditiva es un tipo de impedimento sensorial en el que el sentido dañado es el del oído. Se trata de la dificultad (hipoacusia) o imposibilidad (cofosis) de usar el sentido del oído para escuchar sonidos. Puede ser debido a trastornos genéticos, traumatismos, exposición prolongada al ruido, medicamentos agresivos para el nervio auditivo o como consecuencia de alguna enfermedad.

Hablamos de sordera cuando el umbral auditivo, es decir, la intensidad mínima de sonido capaz de ser detectado por el oído de una persona, está por encima de 20 dB. La deficiencia es leve cuando está entre 20 y 40 dB. Media cuando está entre 40 y 70 dB. Severa cuando está entre 70 y 90 dB. Y se considera pérdida profunda de audición cuando está por encima de 90 dB, momento en el que ya se considera cofosis o sordera total.

3. Discapacidad intelectual

La discapacidad intelectual queda definida como el conjunto de limitaciones fisiológicas a nivel mental que se caracterizan por un funcionamiento intelectual inferior al de la media y con deficiencias en dos o más de las siguientes áreas: comunicación, vida en el hogar, ocio, trabajo, uso de la comunidad, cuidado propio, salud, seguridad, autodirección y aprendizaje.

Aun así, es importante tener en cuenta que el término de discapacidad intelectual todavía no tiene consenso a nivel global en lo que a su definición se refiere, pues el propio concepto de inteligencia sigue sin estar del todo claro. En este sentido, pese a que se considere que para hablar de esta forma de discapacidad el cociente de inteligencia debe estar por debajo de 70, todavía queda mucho por aprender acerca de las bases clínicas de esta discapacidad adaptativa.

Los trastornos de origen genético, los graves déficits alimenticios, los accidentes de tráfico, los errores metabólicos congénitos, las alteraciones durante el desarrollo embrionario… Existen muchas causas detrás de esta pérdida más o menos graves de las habilidades intelectuales.

4. Discapacidad psicosocial

La discapacidad psicosocial, conocida también como psíquica (aunque la psíquica engloba también a la intelectual), es aquella que produce una alteración del funcionamiento emocional y conductual lo suficientemente pronunciada como para tener problemas para desarrollarse a nivel social.

Está asociada a trastornos mentales y, de hecho, las personas que los sufren suelen haber estado expuestas al estigma, la discriminación y la exclusión social. Esta dificultad o impedimento para comportarse de forma acorde a los estándares de la sociedad está muy vinculada a la depresión, la esquizofrenia, los trastornos de pánico y el trastorno bipolar, entre otros.

5. Discapacidad visceral

Por discapacidad visceral entendemos toda aquella alteración en la fisiología de un órgano interno del cuerpo que provoca una limitación más o menos grave de su calidad de vida. Es decir, la discapacidad se localiza exclusivamente en el funcionamiento de un órgano interno, pero las consecuencias de dichos problemas se manifiestan a nivel multisistémico.

Por ejemplo, alteraciones fisiológicas del páncreas que impidan que este libere insulina con normalidad puede derivar en la aparición de la diabetes, una enfermedad crónica potencialmente mortal que requiere de tratamiento de por vida. Esa persona padece una discapacidad visceral, pues su páncreas no puede trabajar con normalidad.

6. Discapacidad múltiple

La discapacidad múltiple es una condición clínica que queda definida como la conjunción de distintas limitaciones físicas y/o intelectuales en un paciente. En otras palabras, la discapacidad múltiple hace referencia a la situación en la que una persona presenta, al mismo tiempo, varias de la discapacidades que hemos visto anteriormente.

Cuando una persona sufre una enfermedad genética que cursa con un deterioro de las habilidades motoras pero también de las habilidades mentales, presenta una discapacidad múltiple. Y así hay muchos ejemplos más. Es la combinación de discapacidades.